Un grupo de mujeres cabeza de hogar convirtieron un momento de crisis personal en una oportunidad para emprender

Guantes La Unión es una experiencia de emprendimiento que nació gracias al esfuerzo de nueve mujeres cabezas de hogar, un día todas quedaron desempleadas al disolverse la empresa con la que habían laborado por más de 15 años, les quedó el saber y el arte de la elaboración de guantes de carnaza y tras tocar las puertas de Cerro Matoso, conformaron su empresa.

Lucía Oviedo, representante legal de Guantes La Unión, relata que al verse sin opciones de trabajo y con necesidades que satisfacer, ella y un grupo de ocho compañeras emprendieron la ardua labor de conseguir un patrocinador que se embarcara junto a ellas en la idea de emprender.

Tocaron decenas de puertas de entidades financieras, pero en el sector bancario no había lugar para un grupo de mujeres sin mayor historial crediticio, algunas con deudas y sin patrimonio, la idea parecía naufragar y cuatro mujeres abandonaron el barco.

Las que persistieron hicieron suya la frase del escritor estadounidense Napoleón Hill, “La paciencia, la persistencia y el sudor hacen una combinación imbatible para el éxito” y no desfallecieron hasta tocar en la puerta correcta.

“Alguien por fin nos escuchó nos reunimos con directivos de Cerro Matoso quienes conocieron nuestra historia, nos abrieron las puertas, nos apoyaron desde ese momento y aún seguimos prestandoles servicios”, relató Lucía, quien todavía se emociona al contar la historia de su nacimiento.

Empezaron suministrando 2000 pares de guantes de carnaza a la empresa Cerro Matoso y al cabo de varios meses ya proveen en 11.000 pares de guantes, el 30% de toda la dotación que la empresa requiere para sus operarios.

“En cuanto al emprendimiento femenino, la empresa Guantes la Unión, conformada en su mayoría por mujeres, nos inspiran porque crean oportunidades laborales para mujeres cabezas de familia, que siempre son las que ven reducidas sus oportunidades en el entorno económico local”: Cerro Matoso

La calidad en la elaboración de las piezas de guantes de carnaza no tiene nada que envidiarle a las grandes manufactureras de otras regiones del país, compiten en calidad y buen precio aportándole valor agregado al trabajo que realizan desde la región.

Empezaron con Cerro Matoso como único cliente, pero han logrado firmar contratos con otras cuatro empresas de la región, suministrando material de dotación para el trabajo.

“Guantes la unión es una empresa 100% local y queremos seguir aumentando de manera progresiva los pedidos, vamos por el 30% y la meta es que ellos sean nuestros proveedores del 100% de los guantes, pero queremos hacerlo paso a paso para que administrativamente no les genere inconvenientes”, destacó Ricardo Gaviria, presidente de Cerro Matoso.

Reproducir vídeo

En la mente y los corazones de estas cinco guerreras solo está sacar adelante a su empresa, consolidarse como proveedores para las compañías de la región y seguir contratando a mujeres como ellas, madres solteras, cabeza de hogar que costura a  van construyendo un mejor porvenir para los suyos.

El camino es largo y plagado de obstáculos, pero aseguran haber superado las fases más críticas, aquellas de las que pensaron no lograr salir airosas. Ahora contemplan con agrado sus logros y añoran afrontar los nuevos retos con la sonrisa fresca que caracteriza a la mujer cordobesa, que no se doblega ante las adversidades. 

Créditos

Textos y fotografías: Jorge Padilla y Luis Darío Díaz

Edición de video: Neycer Benedetti

Diseño front-end: Jorge Padilla

Publicado por LARAZON.CO – Montería abril de 2020

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email